volver a menu bienvenida
01. ¿Quién puede participar
     en los eventos de Amata?


02. ¿Qué papeles se necesitan?

03. ¿Debe estar todo hecho
     a mano?


04. ¿Se puede vender material
     hecho a mano en otros países?


05. ¿Qué tipo de calidad busca
     Amata?


06. ¿Y qué, con respecto a
     la alimentación?


07. ¿Hay sitio para mí?

08. ¿Cómo se empieza?

09. ¿Se puede participar
     en todos los eventos?


10. ¿Cómo funciona la selección
     de artesanos para un evento?
   
11. Quería participar pero
     algo ha ocurrido


12. Cuándo presentarse y
     cómo establecerse


13. ¿Cómo aparcar el coche
     o furgoneta?


14. ¿Dónde comer y dormir
     en la feria o mercado?


15. ¿Cuáles son las sanciones
     que aplica Amata?


16. ¿Cuánto cuesta?

17. ¿Cómo encontrar el
    mercado?


18. ¿Hay seguridad?

19. ¿Hay seguros?

20. ¿Se puede trabajar
     durante el mercado?


Cualquier artesano, español o extranjero, residente en España o no, que elabore su propio material, cuyo trabajo sea de una calidad razonable y que comparta las intenciones generales de Amata de promocionar la artesanía de forma
agradable y colaborativa.  Las ferias / mercados de Amata no son para colectivos grandes, representantes de "fábricas de artesanía" o compañías / personas que venden artesanía importada.
1. ¿Quién puede participar en los eventos de Amata?
2. ¿Qué papeles se necesitan?
La ley española requiere una documentación específica para formar parte de cualquier actividad económica.  Es la responsibilidad de cada uno, cumplir con estas normas.  Sin embargo, Amata puede puede aconsejarte si eres novato y/o aficionado.
Para decidir si puedes participar en una feria o no, Amata está más interesada en la calidad de los productos, que en la documentación o en la tarjeta de artesano.  La calidad se demuestra con el trabajo, no con una hoja de papel.
El material debe estar hecho a mano por el mismo artesano con la posible ayuda de un solo asistente, compañero o miembro de la familia.  Se pueden comprar piezas menores o secundarias, pero nunca deben formar la mayor parte del producto final acabado.
Amata se reserva el derecho a inspeccionar los talleres y las herramientas del artesano y a vigilar los materiales y artículos.  Unas fotos del artesano trabajando en el taller no son necesariamente una prueba de que todo esté hecho a mano por el artesano del puesto.
4. ¿Se puede vender material hecho a mano en otros países?
Amata entiende que la gente pobre de los países del Tercer Mundo necesitan tanta ayuda como se pueda conseguir, pero el propósito de Amata es apoyar a los artesanos que trabajan en España.
5. ¿Qué tipo de calidad busca Amata?
3. ¿Debe estar todo hecho a mano?
Amata no permite ningún tipo de reventa.  Ni siquiera, cuando se trata de productos hechos por amigos o familiares, ni con el propósito de ayudar a gente pobre del extranjero.
Amata prefiere artículos hechos a mano según un estándar y no según un precio.  Amata prefiere piezas únicas, a una serie de copias de un diseño o dos.  

Obviamente, los artesanos tienen que vivir de sus ventas, por los que es perfectamente admisible que se mezclen artículos de alta calidad, 

que son más difíciles de vender, con otros artículos, que aunque no de tanta calidad, son más fáciles de vender, siempre y cuando estos últimos no ocupen todo el puesto.  No nos gustan los puestos de "todo a cien", por lo que la oferta en cada puesto debe restringirse a no más de uno o dos tipos de productos o materiales relacionados.
6. ¿Y qué, con respecto a la alimentación?   
Amata organiza ferias de artesanía y mercados medievales (que ¡son también ferias de artesanía!).   En algunas ferias de artesanía no se puede vender comida.  En otras, y en los mercados medievales Amata admite un número de puestos de  omida como: quesos, embutidos,
frutos secos, repostería o pan de elaboración propia, además de otros puestos de venta de comida y bebida para el consumo directo como: sidra, cerveza, carnes a la brasa, pulpo, crepes, te etc.  En cada mercado habrá sólo un puesto de cada tipo de alimentación.
7. ¿Hay sitio para mi?   
Amata organiza ferias de entre 20 y 80 puestos, dependiendo de la zona de captación del público que pueda asistir al evento.  En general, cuanto más grande es el pueblo, más puestos habrá.  Amata prefiere que haya diferentes tipos de puestos y pocos de cada tipo, de esta manera se asegura de que el público tenga
mucho para mirar y que cada artesano gane una cantidad razonable.  Por lo que puede ocurrir que haya bastantes puestos de un tipo en particular, en cuyo caso Amata decline aceptar otro puesto del mismo tipo para este evento, aunque físicamente queda espacio para más puestos.
8. ¿Cómo se empieza?   
El primer paso es disponer de fotografías de tu material, preferente-mente de cerca, para que Amata pueda apreciar y comprobar la calidad.  Si se venden diferentes tipos de material (ver pregunta 5) asegúrate de incluirlos todos en las fotografías.  También fotos del puesto montado y (para medievales) del artesano en su traje.  Envíelas por correo electrónico a Amata,
junto con tu dirección postal y un teléfono de contacto.  Amata pretende alcanzar un estándar y no admite puestos, a menos que haya comprobado primero su calidad.  Nos pondremos en contacto, más o menos en una semana, para confirmar que hemos recibido tu propuesta.  Si Amata aprueba la calidad, recibirás invitaciones para participar en futuros eventos, pero vea pregunta 9.
9. ¿Se puede participar en todos los eventos?
No, lo sentimos pero hay más gente que desea participar, que espacios disponibles.  Amata inspecciona el sitio donde se va a emplazar el mercado e invita a gente que no viva demasiado lejos (especialmente si las ventas no van a ser espectaculares), gente
que no haya participado recientemente en ese sitio en particular, gente que se ha quedado en la lista de espera de ferias anteriores, y gente cuyo material sea diferente o cuya calidad supere con creces la media. 
10. ¿Cómo funciona la selección de artesanos para un evento?
Amata enviará, por ejemplo, unas 100 cartas para un evento con espacio para 50 ó 60 puestos, ya que no todo el mundo querrá o podrá participar.  Si te interesa participar, debes rellenar la solicitud adjunta a la invitación y enviarla a Amata.
Esto no significa necesariamente que puedas participar en dicho evento - puede que ya tengamos gente con material similar y Amata prefiere diversidad en cada evento. 

De todos modos una vez cerrado el plazo para solicitar sitio, recibirás

(dentro de unos días), un correo o SMS para hacerte saber si puedes participar en el evento o no.  Si Amata no se pone en contacto contigo, llámanos por teléfono para asegurarte de que hemos recibido tu solicitud.  En caso de no ser elegido esta vez, intentaremos darte preferencia la próxima vez.  

Si se te invita y confirma tu participación, te aseguramos un espacio.  Si, por cualquier razón, no puedes participar, avísanos lo antes posible - ver pregunta 11.
11. Quería participar pero algo ha ocurrido
Si algo ocurre, accidente, enferme-dad, tormentas, inundaciones o nieve, una avería en el coche que te impida venir, comunícaselo a Amata tan pronto como sea posible - por lo general hay una lista de espera de gente que está deseando ocupar tu lugar.
Obviamente, si esto ocurre con demasiada frecuencia, Amata te pedirá una fianza y no te garantizará tu sitio hasta recibirla.

Fallar sin aviso (ni antes, ni después) te hace llegar en nuestra "lista negra".
12.  Cuándo presentarse y cómo establecerse
Un organizador de Amata estará en el recinto de la feria a la hora indicada para el montaje.  Amata siempre hace un plano de todo el mercado, asignando un espacio para cada participante.  Siempre y cuando se nos haga saber de antemano (en la solicitud) y sea posible, se asignan espacios especiales para gente con requisitos especiales (junto a un amigo, de fácil acceso para inválidos, en horizontal para ciertos tipos de material etc.).

Este espacio se reservará hasta una hora antes de la apertura oficial, a menos que Amata haya sido informada de algún impedimento. 

Amata preferiría que los artesanos lleguen al menos dos horas antes de la apertura oficial.  Al llegar, aparcad el vehículo de forma que no obstaculice a los demás. Localice al organizador que te informará de dónde debes montar, cómo llegar hasta allí y dónde aparcar. 

Una vez que sepas donde estará tu puesto, aparca tu furgoneta de forma que, a ser posible, no impida el paso a los demás.  En cualquier caso, hay que descargar primero todas las piezas y material del puesto y aparcar la furgoneta, antes de empezar a montar el puesto. 
13. ¿Cómo aparcar el coche o furgoneta?
Amata generalmente intentará que el ayuntamiento habilite una zona de parking por los alrededores.  Esto no es siempre posible, en cuyo caso cada participante tendrá que aparcar por su cuenta.  Amata os pedirá el número de matrícula del vehículo y os dará una hoja
identificativa con vuestro número de teléfono para poner en el coche.  Esto no os permite aparcar dónde sea, pero sirve para que la policía, si tiene alguna objeción en cuanto a dónde o cómo está aparcado el coche, pueda localizarte.
14. ¿Dónde comer y dormir durante el mercado o feria?
Amata normalmente organiza una comida principal a mediodía, por ejemplo ensalada, paella y un vaso de vino, por sólo € 4.  Sobre las 11:00 h. alguien pasará de puesto en puesto vendiendo los tiques, por si queréis comer con Amata.  No hay ningún compromiso, es 
simplemente un servicio amistoso.   A veces, el ayuntamiento proporciona sitios para dormir e incluso duchas, pero no contéis con ello.  Amata intentará, si se lo pedís con tiempo, encontrar un hostal económico por adelantado.
15. ¿Cuáles son las sanciones que aplica Amata?.
Amata pone mucho empeño en crear un ambiente relajado y amistoso en sus ferias y mercados.  Ocasionalmente surgen problemas o la gente actúa de manera que se rompe esta atmósfera.  La única sanción que Amata puede aplicar es simplemente, no invitar a la gente implicada a futuras ferias.

Amata prefiere que la gente
1. no tenga material de reventa en sus
    puestos, esto puede solucionarse 
    simplemente retirando dicho material.
2. no discuta con los vecinos ni con el
    equipo de Amata por el espacio que
    se ocupa
3. no lleve ropa y zapatos de calle, relojes
    de pulsera o teléfonos móviles en
    mercados medievales/romanos
16. ¿Cuánto cuesta?.
Amata está interesada en promo-cionar la artesanía en España.  Por lo general, a mayor calidad, menores beneficios.  En el interés de la calidad, Amata intenta mantener los costes para los artesanos tan bajos como sea posible.  En la mayoría de sus ferias Amata les pide a los artesanos el 10% de sus ventas 
para completar lo pagado por el Ayuntamiento.  Algunos ayuntamientos prefieren que la participación sea gratis, por lo cual pagan un poco más por la organización.  Si los artesanos tienen que pagar, la cantidad está siempre claramente indicada en las invitaciones.
17. ¿Cómo encontrar el mercado?
Siempre que sea posible, Amata coloca señales verdes con una flecha blanca en las que pone "Feria Amata".  Estas flechas indicarán como llegar a la feria o
al mercado, especialmente al público de los municipios vecinos, al tiempo que facilita a los artesanos cómo encontrar su sitio.   
18. ¿Hay seguridad? 
Casi todos los eventos duran dos ó tres días.  Si el Ayuntamiento no contarat seguridad. normalmente da instrucciones a la policía local para que vigilen el recinto durante la(s) noche(s), pero, por supuesto, dos ó tres vigilantes / policías no pueden vigilar todos los puestos en
todo momento. 

Por esta razón Amata casi siempre consigue un local seguro donde almacenar los productos por la noche y deja que la policía se encargue de vigilar las estructuras.
19. ¿Hay seguros?
Amata tiene un seguro general contra accidentes de responsa-bilidad civil para el público de las ferias y mercados.  Este seguro no cubre los incidentes relacionados con la venta de cosmética o comida
para consumo inmediato o posterior, por lo que cada puesto vendiendo cosmética o alimentación necesitará un seguro individual y los papeles necesarios para que el seguro sea válido.
20. ¿Se puede trabajar durante la feria?
¡Por supuesto! Amata considera muy importante que los participantes en la feria puedan ser vistos por el público en pleno trabajo.  Por esta razón, Amata no pone precio de puesto al espacio que ocupan las mesas de trabajo.

Las razones son:

1.  para que el público pueda ver el tiempo que lleva hacer cosas a mano, y por lo tanto apreciar porqué los
productos hechos a mano son más caros que los fabricados en serie.

2.  para que todo el mundo pueda ver que todo lo que hay en cada puesto está hecho por el mismo artesano del puesto.

3.  porque es interesante contemplar el proceso de elaboración de la artesanía, lo que a menudo, es un buen motivo para visitar la feria / el mercado.
Preguntas frecuentes de los artesanos