Para que un mercado medieval tenga éxito hace falta que esté bien organizado, que se haga buena publicidad y que la oferta sea variada y de calidad.  Para averiguar cuáles son los organizadores que les pueden ofrecer un buen mercado, pueden:

* visitar mercados medievales en otros municipios y allí hablar con los artesanos participantes - ellos son las personas que más experiencia  tienen, y que saben mejor cuáles son los organi-
zadores de mercados que funcionan.

* pedir proyectos a varios organizadores y averiguar la oferta exacta: el número de puestos, su calidad y su variedad, el número de demostraciones de oficios, el número de artistas y animadores (y NO el número  de actos: a veces son siempre las mismas personas bajo otro nombre), el programa y la organiza-
ción en general; comprobar qué

 1. ¿En qué tenemos que
     fijarnos a la hora de elegir
     un organizador para el
     Mercado Medieval?


2. ¿En qué se diferencia
      Amata de la mayoría de los
      organizadores?


 3. Los proyectos de Amata,
     ¿siempre son los mismos?


 4. ¿Cuánto vale una Feria ó un
     Mercado Medieval de Amata?


 5. ¿Porqué Amata cobra tanto,
     habiendo otras ofertas más
     económicas?


 6. ¿Cuántos puestos habrá por
    ese dinero?


 7. ¿Qué tipo de puestos trae
     Amata
?

 8. ¿Nos puede montar un
     Mercado para la semana
     que viene?


Preguntas frecuentes de los ayuntamientos
Haz "click" en la
pregunta para
llegar a la página
de la respuest
a
9.  ¿Qué necesita hacer el
     Ayuntamiento?


10. En dos semanas tenemos
     una feria, ¿Amata nos puede
     mandar treinta puestos


11. ¿Amata nos puede mandar
     unos artistas de animación?


12. El Ayuntamiento tiene su
     propio departamento de
     publicidad, pues, ¿puede bajar
     el presupuesto de Amata?


13. ¿Pueden participar puestos
     locales?


14. Tenemos un grupo de danzas
     local, si ellos actúan en el Mer-
     cado, ¿baja el presupuesto?


15. ¿Se puede combinar una feria
     de Amata con otros eventos?


16. ¿Qué pasa, una vez que
      hemos contactado con Amata?


Normalmente, una o dos personas contratadas por Amata se acercan al municipio para una reunión con el responsable del Ayuntamiento. Se inspecciona y mide el recinto, se habla de las fechas, del motivo y del presupuesto del evento,  así como de las posibilidades, preferencias y necesidades.

A
continuación Amata proporciona un proyecto detallado que tiene en cuenta todos estos aspectos. Si el Ayuntamiento aprueba, se firma un convenio o contrato y a partir de ese momento el organizador contratado por Amata se hará cargo de todos los aspectos de la organización, salvo algunos asuntos de infraestructura (ver pregunta 9). En caso de que los escudos y/o logotipos del Ayuntamiento y otras entidades colaboradoras tengan que figurar en la publicidad, el Ayuntamiento tiene que entregarlos en formato digital, lo más tarde un mes antes del evento.



Para decir la verdad, no. A menudo nos piden montar un mercado medieval junto con las fiestas de Moros y Cristianos o una feria de artesanía en las fiestas patronales. Estas ferias rara vez funcionan para los artesanos.  Sirven para embellecer la fiesta, o como decoración en el ambiente festivo, pero el público que va de fiesta, o se ha


Para cada evento, Amata diseña e imprime 5.000 folletos y 600 carteles como mínimo.  Estos se distribuyen en el municipio donde se celebra el evento y en toda la comarca, unos 10 días antes de su celebración. Amata dispone de personas que se encargan de entrar en tiendas, centros culturales, oficinas de turismo, hablar con los encargados y pedir permiso de colgar un cartel y dejar folletos.

Además, Amata redacta notas de prensa que toman la forma de un artículo, listo para publicarlo, y las manda a los medios de comunicación - mensuales, semanales y diarios, así como a emisoras de radio y TV.  A menudo las folletos, carteles y notas de prensa están en varios idiomas, sobre todo si se celebra el evento en una zona turística.

Amata opina que dicha campaña es necesaria para que mucha gente


No.  Amata ha tenido algunas experien-
cias muy desafortunadas en las que el tratamiento, y sobre todo el pago de los         





No.  Para los artesanos, el éxito económico de una feria depende del dinero gastado por el público; la afluencia del público depende de la campaña de publicidad; un desarrollo agradable y sin






Amata ofrece un servicio completo. Sin embargo, necesita la cooperación del Ayuntamiento para el suministro de agua y luz y en algunos asuntos de infraestructura.

Se necesitan tomas de luz a distancias de unos 30 metros como máximo y con bastante potencia (3 KW ó 12 A) para la iluminación de 10 a 12 puestos.  En los medievales los puestos de alimentación necesitarán tomas de luz de más potencia (5KW por puesto) para poder enchufar frigoríficos y grifos. Las tomas tienen que estar "vivas" las 24 h. y no depender de la iluminación pública.

Las ferias de artesanía con talleres o demostraciones de barro o papel y los mercados medievales necesitan una



No.  Amata necesita un mínimo de seis semanas para organizar una feria de artesanía o un mercado medieval, para fechas claves aun más. Necesita el tiempo para seleccionar a todos los artesanos y artistas y para preparar la campaña de publicidad.  Hay otros



Amata trabaja principalmente con artesanos que trabajan sólo o con un sólo socio o aprendiz. Amata selecciona a los artesanos que producen la mayoría de sus materiales ellos mismos (en vez de montar materiales comprados), a los que demuestran cierto nivel de habilidad en su trabajo y a los que producen piezas únicas, antes que productos de serie. La "reventa" está absolutamente prohibida.

La mayoría de los artesanos que acuden a una feria, están cuida-
dosamente investigados por
Amata en sus ferias anteriores.

Posiblemente uno o dos de los que vienen por primera vez, no cumplen las normas estándar de
Amata, y no se les invitará otra vez. De esta forma Amata está creando un núcleo de artesanos de calidad, los que componen la feria o el mercado. Amata aplica las mismas normas de calidad, tanto en sus ferias de artesanía, como en sus mercados medievales.

Amata intenta limitar el número de puestos vendiendo productos similares; si se dobla algún material, Amat


El número de puestos no tiene nada que ver con el precio del evento.

El artesano no viene a una feria o un mercado de Amata como parte de la decoración o para exponer su material (salvo el maestro artesano a quien se lo paga por venir); viene para vender sus productos y así ganarse la vida; sus ingresos dependen de lo que pueda vender en la feria. Cuanto más puestos haya, menor parte del dinero gastado por el público va a cada uno de los artesanos.

Por lo tanto, el número de puestos que Amata admitirá en una feria en particular

Hay que tener en cuenta la relación calidad-precio.  Aparte de los gastos de redactar, diseñar, traducir, imprimir y distribuir un mínimo de 5.000 folletos y 600 carteles, están los gastos directos de desplazamientos para acudir a las reuniones preparativas con el Ayuntamiento, el coste de supervisar el evento y los gastos financieros (pagamos en efectivo a los artistas y artesanos al terminarse el evento, mientras que algunos Ayuntamientos suelen tardar hasta medio año o más en pagar al organizador).

Si un Ayuntamiento decide ahorrar dinero en organizar el evento el mismo, oportunamente suele olvidar los gastos de sus propios empleados. Sin contar los sueldos, puede resultar una cantidad considerable de horas extras,

Una pregunta razonable a la que no hay respuesta directa. Amata considera cada evento por separado y prepara una propuesta "a medida" con su precio correspondiente. Sin embargo, las siguientes consideraciones pueden ayudar a formarse una idea de los gastos.

Para Amata, la organización de un evento, sea una feria de artesanía o un mercado medieval, incluye seleccionar los puestos de artesanía; contratar a los maestros artesanos y los artistas para las demostraciones, la animación y las actuaciones; reunirse con los responsables del Ayuntamiento; incluye la campaña de publicidad y la supervisión continua del evento, hasta el mínimo detalle y a cada hora, y termina con una evaluación después del evento.  En realidad, Amata les ofrece un servicio completo por lo que cobra un precio básico.

En caso de un mercado medieval tienen que añadirse los gastos de montar y desmontar la decoración, de proporcionar tableros con el plano y el programa del mercado, y - por supuesto - de contratar un mínimo de animación.  Amata opina que el mínimo absoluto para que un mercado merezca la etiqueta "medieval" consiste en un grupo de música medieval, un malabarista y dos animadores.

Existen varias posibilidades p
ara embellecer el evento, siempre según el presupuesto disponible.

Una primera opción, y la más económica, tanto para una feria de artesanía como para un mercado
Sí y no. Todos los proyectos coin-
ciden en los apartados de la organiza-
ción, que incluyen la campaña de publicidad, la preparación,  el montaje, la supervisión y el desmontaje del evento.  En cuanto a los participantes,  tanto a los artesanos vendedores, como a posibles artistas, Amata no viaja como un circo con un grupo fijo que actúa en todos los sitios, todo el año con el mismo programa, llegando al cansancio y al tedio y perdiéndose el entusiasmo y la alegría.


Al ser una asociación que se dedica a la promoción de la artesanía, nuestra fuerza está en la calidad de los puestos.  Amata controla que  todos los productos que se ofrecen estén hechos por los mismos artesanos participantes y que haya calidad y variedad en la feria/el mercado.

Además nos interesa que el mercado sea económicamente bueno para los artesanos, por lo cual Amata se hace cargo de una buena campaña de

asuntos están incluidos en el precio (qué publicidad y cuánto, la distribución de la publicidad, la señalización, pancartas, etc.) y qué infraestructura se  necesita, para así poder calcular los gastos reales.

* pedir referencias en los municipios donde los organizadores que seofrecen han montado algún mercado, preferiblemente en los municipios que tienen experiencia con varios organizadores.

Para que un mercado medieval pueda establecerse como un evento anual,  en el que se mantenga la calidad año tras año, es necesario que los buenos artesanos quieran volver, es decir: que el mercado funcione bien econó-micamente para ellos.  Amata ha redactado un listado de condiciones  que opina imprescindibles para coneseguirlo - ver "una buena feria".

1. ¿En qué tenemos que fijarnos a la hora de elegir un organizadorpara el Mercado Medieval?          
2. ¿En qué se diferencia Amata de la mayoría de los organizadores?

publicidad en el mismo municipio y en toda su comarca (ver pregunta 12).

Amata contrata a varias personas que se dedican exclusivamente a la organización de ferias y mercados; ellos están presentes durante todo el horario de la feria o del mercado para supervisar el evento, para garantizar la puntualidad de todos los participantes y para solucionar los problemas que puedan surgir.


3.  Los proyectos de Amata, ¿siempre son los mismos?
Amata trabaja con un núcleo de tres personas organizando y supervisando los eventos.  Para cada evento se seleccionan los artesanos (los que sólo venden así como los que realizan las demostraciones) y los artistas más adecuados, teniendo en cuenta las preferencias del municipio y las características del recinto, los eventos similares recién celebrados en la  misma zona y los que estaban invitados el año anterior para evitar la  repetición.

4. ¿Cuánto vale una Feria o un Mercado Medieval de Amata?
medieval, es ofrecer unos talleres para niños, en los que puedan hacer su propia pieza de artesanía para llevarla a casa.  Suelen tener mucho éxito y los comparten los mismos artesanos de los puestos.  Lo cobran por sesión de 1,5 hora, incluyendo los materiales y el uso de las herramientas.

Además hay demostraciones de oficios por maestros artesanos.  El precio cambia con la espectacularidad, gastos de transporte, si el artesano también vende sus productos o no, si el público puede participar o no, etc.  Algunos piden una cantidad fija, otros cobran extra por transporte, alojamiento y dietas.

Para animar una feria de artesanía se puede contratar a músicos, titiriteros, cuentacuentos, animadores etc.  Al programa de un mercado medieval se pueden añadir bailarinas orientales o de danzas históricas, más malabaristas, zancudos, lucha de caballeros, acróbatas, charlatanes, una ludoteca, teatro burlesco y otros personajes medievales.

Teniendo todo esto en cuenta una Feria de
Artesanía organizada por Amata (dentro de unos 100 km. de su sede) llega a un precio de unos 2.000,- € para una feria básica (sólo puestos de artesanía de calidad y unos pocos talleres para niños) hasta los 6.000,- € para una feria con demostraciones de oficios y actuaciones.  Amata puede montar un Mercado Medieval básico, pero muy básico, por € 4.000,- ; a partir de los € 7.000,-  se puede ofrecer algo bastante más interesante, por € 12.000,-  (o más) ya algo inolvidable.




5. ¿Porqué Amata cobra tanto, habiendo otras ofertas más económicas?
de estrés y de conflictos ínter departamentales. Amata estima que se necesitan unas 220 horas-hombre para organizar y supervisar un mercado medieval, 190 horas-hombre para una feria de artesanía. Desde luego, éste incluye las horas que el equipo de dos ó tres personas pasa actualmente en el mismo mercado para supervisar y comprobar que no se produzcan emergencias y que todo funcione suavemente. Algún Ayuntamiento u otro organizador puede opinar que dicha supervisión no es necesaria, sin embargo, Amata opina que es esencial para el buen desarrollo del evento y que contribuye considerablemente en el buen ambiente del mismo.

Para más detalles sobre los gastos de un mercado medieval, ver "Cuánto cuesta un Mercado Medieval".



6. ¿Cuántos puestos habrá por ese dinero?
depende de lo que se espera que el público va a gastar. El número de habitantes, el número y el tamaño de los municipios vecinos, la época del año o del mes (la gente gasta más dinero al principio del mes que al final), si hay otras actividades en las mismas fechas - todo influye en la suma total de lo que la gente va a gastar en una feria, y así en el número de puestos. Para un pueblo pequeño lo mejor podría ser una selección cuidadosa de quince puestos sólo, mientras que a una ciudad grande podrían venir ochenta paradas, seleccionadas con el mismo cuidado y procurando que no se repitan demasiado los materiales/productos.

7. ¿Qué tipo de puestos trae Amata?
asegura que los estilos son diferentes. En una feria grande (60 puestos o más) podría haber tres ó cuatro puestos con cuero, en una feria de sólo veinte ó treinta puestos, habrá sólo uno, ó dos como máximo.

Además, Amata puede propor-
cionar (a costa extra) maestros artesanos que realizan demo-
straciones de soplado o emplo-
mado de vidrio, alfarería, talla o torneado de madera, forja, hilar y tejar etc..., cara al público.

Por último y sólo en los mercados medievales, Amata selecciona un número de puestos de alimentación tradicional, procurando que no se doble y que el número total de puestos de alimentación no sobrepase el 15% del número total de puestos en el mercado.  Así habrá un puesto de quesos (ó dos, uno de cabra y otro de oveja y/o vaca), uno de embutidos, un horno de pan, un chocolatero, uno de arrope y pan de higos, una taberna medieval y una jaima árabe.




8. ¿Nos puede montar un Mercado para la semana que viene?
organizadores, que trabajan con un grupo fijo de participantes, que sí que pueden montar una feria en dos semanas, pero no suelen ofrecer un mercado adaptado a las necesidades específicas de su municipio.



9. ¿Qué necesita hacer el Ayuntamiento?
o dos tomas de agua con desagüe.

Las ferias de artesanía con actuaciones y los mercados medievales necesitarán un vestuario con aseo y lavabo para los artistas. Todos los eventos necesitarán un espacio (cochera, casa o local desocupados etc.) dentro del recinto para guardar el género durante la noche, preferiblemente en planta baja (algunos artesanos llevan productos muy pesados).

Las estructuras suelen dejarse montadas durante las noches, por lo cual hace falta una vigilancia adecuada para protegerlas de vandalismo, sobre todo cuando se celebre un concierto o una fiesta después de cerrarse la feria.






10. En 2 semanas tenemos una feria,
                  ¿Amata nos puede mandar 30 puestos?

 conflictos depende de la experiencia y la dedicación de los organizadores.  Si Amata no controla todos estos asuntos, no proporcionará los puestos sólo, ni pasará un listado de artesanos.






11. ¿Amata nos puede mandar unos artistas de animación?
artistas recomendados por Amata dejaba mucho que desear.  Amata no es una agencia de artistas.         





12. El Ayuntamiento tiene su propio departamento de publicidad, 
              pues, ¿puede bajar el presupuesto de Amata?

interesada en artesanía de calidad se acerque a la feria o al mercado.  Los auténticos artesanos necesitan este tipo de público para poder sobrevivir como artesanos.

Con todo respeto, en la mayoría de los Ayuntamientos los departamentos de publicidad no disponen del personal, ni de la experiencia ó de los fondos para llegar a este nivel de trascendencia. En muchos casos la publicidad se limita a una rueda de prensa a la que acuden pocos periodistas y a la impresión de unos carteles que se distribuyen en último momento por los comercios del centro de la ciudad o del barrio donde se celebra el evento.

Nuestra experiencia indica que lo mejor para los artesanos es que Amata se haga cargo de su propia campaña de publicidad.




Por supuesto, siempre que cumplan las normas que Amata aplica a todos los participantes.  Por lo tanto, Amata insiste en que la admisión de puestos es derecho exclusivo de Amata.  Al mismo tiempo se compromete en dar
13. ¿Pueden participar puestos locales?
la preferencia al participante local si se ofrecen dos o más puestos con productos similares y de la misma calidad.  Más información sobre las normas que aplica Amata en FAQ's artesanos.
Por supuesto, siempre que cumplan las normas de Amata en cuanto a calidad y puntualidad.  Amata insiste en ver una actuación del grupo propuesto (en directo o en video/DVD), antes de comprometerse.  El contacto sobre el horario y el contenido de la
14. Tenemos un grupo de danzas local, si ellos actúan
                 en el Mercado, ¿baja el presupuesto?

actuación tiene que ser un contacto directo entre el responsable del grupo y Amata.  En caso de mercados medievales, la actuación, la música y los trajes del grupo tienen que encajar en el ambiente medieval.
15. ¿Se puede combinar una feria de Amata con otros eventos?
gastado el dinero en trajes e invitaciones, o no quiere pasar por la fiesta, ni mirar la cabalgata, cargado de compras frágiles o pesadas.
Además, los daños por vandalismo y/o robo a los puestos son muchas veces más grandes, mientras que la mayoría del público no está muy interesado en artesanía de calidad.


16. ¿Qué pasa, una vez que hemos contactado con Amata?
Unas dos semanas antes del evento se convoca una reunión entre el equipo técnico del Ayuntamiento, electricista, policía etc..., y el organizador contratado por Amata para hablar de todos los problemas que puedan surgir, de la ubicación exacta de los puestos, de las tomas de agua y luz etc. Amata aprovecha la visita para entregar la publicidad al Ayuntamiento y distribuir los folletos y carteles por el municipio y su comarca.

El día antes de la feria / del mercado se coloca el sistema de música ambiental (en su caso, la decoración medieval) y se empieza con el montaje de los puestos. El desmontaje se realiza el último día por la noche o al día siguiente, según recinto.  Pasados unos días, Amata se pone otra vez en contacto con el Ayuntamiento para realizar una evaluación del evento y redactar un resumen con sugerencias para próximas ediciones del evento.


arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
arriba
volver a menú principal